sábado, 7 de febrero de 2009

Lapsus Cálami

Sentir se ha vuelto ajeno. Soy expectador de lo que siento y sólo aplaudo cuando el sentimiento de quien dice ser yo está bien logrado. Y el que escribe es otro, y el que narra es otro, y el que habla, vive y anhela, es otro. Yo sólo me siento y observo. ¿Que verso desencantado se le ocurrirá ahora? ¿Que pregunta sentida intentará resolver? No lo se.
Pero de un momento a otro me vuelvo mediático e intento hacer sentir. No reparo en lo que digo, no reparo en lo que debo decir. Sólo escupo con diez dedos letras sin sentido en una pantalla en blanco, a través de un cursor que parpadea como si de latir se tratase. No cuestiono lo que escribo, sólo lo escribo, o es que ¿el fotógrafo de guerra se pregunta si sentir horror desenfoca la cámara? No lo creo. Capta el momento antes de que muera y se va. Y así voy yo, nombrando momentos que antes de dejar de ser logro encerrar como naturalezas muertas de la palabra.
Sentir se ha vuelto ajeno. Expresarse se ha vuelto común. Ahora soy yo el que escribe y ahora no soy yo, pues yo no escribo

1 comentario:

monica dijo...

No sé cómo suavizar tristezas, así que ni lo intentaré... En todo caso, me alegra que ese otro tú que eres siga pintando con palabras.