miércoles, 24 de febrero de 2010

Teorías #2

Hace unas semanas, el lobo que solía aullar por las noches, bajó al jardín de la casa. Mi hijo y yo lo ahuyentamos a pedradas, logrando pegarle de tal forma que, apenas se repuso de los golpes, huyó seriamente lastimado, con la cabeza gacha y sin ánimos de volver. Esa fue la última vez que supimos de él.
Meses después, a mi hijo se le ocurrió una teoría. «El lobo ya no vive en este mundo», me dijo. «¿Entonces en donde vive?», le pregunté. «En la luna», respondió, «así ya no tiene que levantar su cuello lastimado para aullar».

5 comentarios:

Nidia Cuan dijo...

Me gusta.

Esteban Dublín dijo...

Maravilloso. Con tu permiso, te voy a incluir en mis contactos, Luis.

Luis Gonzalí dijo...

Esteban, muchas gracias por tus comentarios y por agregarme... Me da gusto que te gusten...

Un abrazo desde México...

Martín dijo...

Las teorías de los niños, siempre nos sorprenden. Me gustó. Saludos

Luis Gonzalí dijo...

Martin, hace tiempo sigo tu blog, y me parece excelente...

Que bueno tenerte de visita por aca...

Saludos